miércoles, 30 de noviembre de 2016

Ventanas

Ventanas

Al momento de adquirir o construir un espacio ya sea para vivienda u oficina, la entrada de luz es uno de los factores primordiales que le dará vida y amplitud al lugar. Por esta razón deseamos darles a conocer los tipos de ventanas que podemos encontrar de acuerdo a lo que estemos buscando, ya sea nuevo o en reconstrucción para lograr ese ambiente deseado.


La ventana como tal proviene del latín ventus (viento), y cumple mucho más que sus dos funciones obvias de iluminación natural y ventilación. Hoy en día su forma con nuevas corrientes pone personalidad y sello a cualquier inmueble.


Imponente cada día con tamaños más grandes, lo más común, para permitir el paso de la luz con vidrios altamente reflectantes bajo unas condiciones lumínicas determinadas, proporcionan una vista a través de ellas sin ser visto desde afuera.

Es importante dar a conocer que existen varios tipos de ventanas según su facilidad de uso:
  • Corredera: cuando sus hojas deslizan con rodamientos sobre guías horizontales.
  • Abatible o batiente: cuando la o las hojas se apoyan en los bordes con bisagras que sirven para que el eje de movimiento esté en el marco.
  • Basculante o pivotante: cuando giran en torno a un eje horizontal o vertical en el centro de los marcos.
  • Oscilo-batiente: cuando sus herrajes permiten indistintamente el movimiento basculante sobre un eje inferior o el batiente.
  • Oscilo-paralela: cuando sus herrajes permiten indistintamente el movimiento basculante sobre un eje inferior o el que la hoja principal se deslice como una hoja corredera.
  • Fija: cuando sus hojas no se pueden mover.

Con este preámbulo es importante indicar que las ventanas pueden tener algunos materiales según su funcionalidad o estética.

Las ventanas de aluminio, son conocidas por la durabilidad del material, resistencia, múltiples acabados y facilidad que ofrece el material para adaptarse a cualquier emplazamiento.


Por las características del material, las ventanas de aluminio una vez instaladas, no requieren ningún tipo de mantenimiento adicional. Aunque estén expuestas a las inclemencias del tiempo más extremas, el aluminio no se deteriora ni se corroe. Una ventaja muy significativa es que las ventanas de aluminio no son inflamables en caso de incendio.

Por las posibilidades que ofrece, la ventana puede combinarse con cualquier grosor de vidrio, aspecto indispensable si lo que desea es conseguir aislamiento óptimo. Como otra ventaja importante, podemos destacar la estética del aluminio gracias a la infinidad de acabados que permite, y el brillo que refleja su perfilería.


Las opciones están presentes, tan solo queda tomar la decisión y elegir la que más se aplique a sus gustos y necesidades para dar a ese ambiente una luz que destaque por sí sola.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario